El prevencionista indiscreto: el gancho que se volvió peligroso

By

Atención a la foto… Se trata de un gancho que forma parte de una eslinga de cadena ¿Echáis de menos alguna cosa ¡Exacto, lo habéis acertado! No sólo está oxidado, a este medio le falta algo muy importante ¿Cuántas veces os habéis encontrado con esta situación? ¿Cuantos ganchos se usan a diario a infinidades de empresas para levantar todo tipo de cargas? Pues sí, seguro que casi todos alguna vez lo habéis visto.

Lo más curioso es que cuando uno se encuentra con un gancho que ha perdido su pestillo de seguridad, es porque probablemente este ya ha hecho su función. En efecto, estos sistemas sirven para evitar que la carga se salga de los ganchos ocasionando incidentes o en el peor de los casos accidentes.

Según la NTP 86: Eslingas de Cadena, los ganchos deberán elegirse según el tipo de carga y peso que estos deben soportar. Deberán estar provistos de pestillos u otro dispositivo de seguridad con la finalidad que se produzca un desprendimiento de la carga.

Es por eso que resulta muy importante que se revise en todo momento los daños que haya pudido sufrir este elemento e incluso las propias eslingas, así como el desgaste, deformación, fisuras o desperfectos en el cierre (en la foto vemos que está todo oxidado, algo que habría que tener en cuenta).

Cuando la boca del gancho presente grietas, los laterales estén doblados, se deforme más del 10% o esté erosionado más del 5%, este deberá retirarse. El diámetro del bulón no puede superar el 10% del máximo desgaste permisible. Tras cada revisión, se recomienda la substitución del bulón y el pasador.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You may also like

Hot News